La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

¿Conoces a Marmoles Beltran y Sanz? Descubrelo aquí


 


Compartir en redes sociales

Videos y Manuales

 


 Descargar PDF "Así afilo yo" Pulsando sobre la imagen -->

 

 Descargar PDF "Artículo pulicado en la revista Arma Blanca" Pulsando sobre la imagen -->

 

LA PIEDRA DE AFILAR NATURAL:

El proceso de corte con
cuchillería profesional requiere por varios motivos, como seguridad del usuario,
calidad de corte del producto y mantenimiento de la herramienta en perfecto
estado, tanto de afilado, como de temple del cuchillo, de un útil de afilado
manual.

En la actualidad, la herramienta que se usa para este fin, es la chaira metálica, la cual a penas lo cumple, pues tiene el poder de afilado muy limitado (si por afilado entendemos comerse la cantidad de acero sobrante en el canto de una herramienta, para que la cuña que se forme sea lo más perfecta y fina posible).


La chaira metálica, es prácticamente del mismo material que la herramienta que pretende afilar, el acero y en las mejores que existen en el mercado, cuando desaparecen  las finas estrías que tiene en su superficie, que hacen el efecto de lima, se quedan lisas y solamente consiguen peinar el repelo que se produce en el filo de un cuchillo, el cual a base de tanto pasarla, se queda romo sin que la chaira metálica, pueda comerse el acero sobrante y volver a dar vida a la herramienta de corte.

Cuando esto sucede, se recurre a herramientas eléctricas con piedras de esmeril, de mayor o menor grano, las que sí son capaces de comerse el acero, pero al alto precio de destemplar el fino filo de estos, con lo que este proceso, se hace necesario repetirlo cada vez con más frecuencia, con el resultado de herramienta estropeada y profesional con un problema, el cual lo soluciona comprando otro.

La piedra de afilar natural, tiene muchas ventajas, que hacen que sus resultados sean sorprendentes, recordemos las famosas navajas barberas sevillanas que se afilaban con un trozo de estas piedras y con agua, permítame el que esto lea que haga hincapié en lo de trozo, luego me explicare.

También tienen unos inconvenientes, que las inutilizan como herramienta manual de afilado, por lo cual, la mayoría de las personas hemos oído hablar de ellas pero muy pocos las conocen, y los que lo hacen solo conocen el uso de estas en trozos.


Los inconvenientes de las piedras de afilar naturales, son los derivados de su origen natural, como “La fragilidad”, “Las fisuras naturales” y sobre todo “El peso”.


- Las ventajas de las piedras de afilar naturales son:
Que en la naturaleza existen una extensa variedad de ellas, con distintos componente, como el sílice, el cuarzo y muchos minerales duros que además no se encuentran normalmente puros, lo que les confiere una de sus características idóneas para su uso en el afilado,“La porosidad ".

Los componentes naturales se encuentran en ellas también en distintos tamaños de partículas por lo cual dos piedras del mismo componente, pero de distinto tamaño de partícula las hacen
idóneas para vaciar el filo, unas y para mantenerlo otras.



Estos componentes también se encuentran en distintas densidades en las distintas piedras, por lo que su efecto sobre las herramientas de corte puede ser tan distinto y variado como piedras existan y uso le demos.


La capacidad de absorción de agua les confiere la virtud de empaparse de ella y al usarla para el afilado, hacerlo en húmedo y por tanto en frió y así mantener el temple del acero.


Por tanto, existiendo en producto natural con tan grandes ventajas para el afilado de herramientas de corte como es la piedra de afilar natural, debido a sus inconvenientes intrínsecos en su origen, no puede ser utilizada como una herramienta de uso común, es decir, como se utiliza la chaira metálica por los profesionales.


¿COMO SOLUCIONAR EL PROBLEMA?

Para solucionar el problema de la fragilidad y el de las fisuras naturales, dotamos a la piedra de un alma rígida e inflexible como por ejemplo una varilla roscada de 8 m.m de acero inoxidable introducida y encolada en su interior.

Esto nos permite al mismo tiempo confeccionar formatos largos y finos con lo que solucionamos otro problema “El peso”.

Si utilizamos uno de los extremos de la varilla roscada que hemos dejado que sobresalga, para colocar un mango por donde asirla e interponemos un tope o guardamanos entre este y la piedra, ya tenemos una herramienta, “Segura, Fiable, Resistente Duradera y Eficaz“.